Juntos por un Mejor Aire

Updated: Jun 5, 2019

En el día Mundial del Medio Ambiente, Clean Air Institute y Clean Air Asia hacen llamado a la acción global #BeatAirPollution #SinContaminaciondelAire



Declaración conjunta en el Día Mundial del Medio Ambiente 2019:

Clean Air Asia y Clean Air Institute, América Latina

Un llamado a la acción global para combatir la contaminación del aire


Con nueve de cada diez personas en todo el mundo respirando aire contaminado diariamente, la mala calidad del aire es ahora un tema común. Pocos se salvan de la exposición a lo que ahora se reconoce como el mayor riesgo para la salud ambiental del mundo. El aire que respiramos está cobrando millones de vidas cada año, y nuestros hijos han sido legados en un mundo en el que crecen inhalando un cóctel tóxico de contaminantes dañinos que tendrán consecuencias sanitarias, sociales y económicas en el largo plazo para todas las sociedades.


La crisis de salud pública mundial a la que nos enfrentamos ahora fue tristemente resumida en un artículo de opinión publicado en el Washington Post en febrero de este año por el Dr. Arvind Kumar, cirujano del Hospital Sir Ganga Ram en Nueva Delhi, India, quien dijo que era raro ver un pulmón rosado normal en adultos hoy en día dado el " miserable aire contaminado". "Los recién nacidos en muchas de nuestras ciudades se convierten en ‘fumadores’ desde su primer aliento".


Dado el inmenso alcance y la ubicuidad del problema y su creciente reconocimiento a nivel mundial, la contaminación del aire es el tema central del Día Mundial del Medio Ambiente este año. De hecho, la Organización Mundial de la Salud listó la contaminación del aire y el cambio climático como una de las diez principales amenazas para la salud en el año 2019. El vínculo entre ambos es claro. Las principales fuentes de emisiones de CO2 - la quema de combustibles fósiles - no son solo los impulsores del cambio climático, sino también las principales fuentes de contaminantes del aire. Nuestra continua dependencia de los combustibles fósiles está generando más emisiones de gases de efecto invernadero y contribuyendo al calentamiento global, así como a la continua disminución de la calidad del aire. Los contaminantes climáticos de corta duración, como el carbono negro, el ozono, el metano y los hidrofluorocarbonos, que también tienen efectos nocivos para las personas, son importantes contribuyentes al cambio climático, responsables de hasta el 45 por ciento del calentamiento global actual.


La disminución de la calidad del aire y el aumento de las emisiones han provocado que la humanidad se enfrente a una amenaza existencial inminente. A menos que reduzcamos las emisiones en todos los sectores, las temperaturas aumentarán aún más, lo que pondrá en riesgo de colapso los ecosistemas terrestres y marinos, y la producción de alimentos agrícolas en todo el mundo, y pondrá en peligro nuestra capacidad para mantener la vida en este planeta. La inacción con respecto a la contaminación del aire continuará comprometiendo la salud humana, y las enfermedades no transmisibles, particularmente aquellas que afectan los sistemas cardiovascular y respiratorio, continuarán proliferando, lo que aumentará aún más las tasas de mortalidad y morbilidad. Nos encontramos en un momento crítico de nuestra historia colectiva, y las acciones que tomemos ahora determinarán el futuro para las generaciones venideras. Nuestra supervivencia depende de la urgencia con la que actuamos para evitar una calamidad inminente.

Todavía estamos en posición de evitar que ocurran los peores escenarios y limitar el aumento de la temperatura global a 1.5°C por encima de los niveles preindustriales, según lo estipulado en el Acuerdo de París, y limitar los niveles de contaminación del aire según las directrices de la Organización Mundial de la Salud. Pero para hacer esto, debemos cambiar la forma en que satisfacemos nuestras necesidades futuras de combustible y energía, transformar nuestras prácticas industriales y reorientar nuestros modos de transporte. Se requiere una realineación de la sociedad a gran escala: una que apoye el desarrollo con cero emisiones de carbono y que se base en políticas con visión de futuro. Esto sembrará las semillas de la prosperidad para las generaciones futuras, trayendo consigo mejores resultados de salud, más empleos y un acceso más equitativo a la energía y al transporte sostenible.


En el Día Mundial del Medio Ambiente, nosotros, el Clean Air Asia y el Clean Air Institute, pedimos a todos los gobiernos que actúen rápidamente para cambiar el rumbo en el que estamos actualmente. Contamos con la tecnología, el conocimiento y las soluciones para realizar los cambios necesarios. Lo que necesitamos ahora es el consenso, la voluntad política y el compromiso para hacer esos cambios. La inacción pone en riesgo aún más vidas y amenaza con revertir cualquier ganancia que se haya logrado. El costo de la inacción es mucho mayor a largo plazo, en términos económicos, medioambientales, sociales y de salud, que el costo de actuar ahora.


Las ciudades y los países han demostrado que cuando existe un compromiso político, reducir las emisiones, mitigar el cambio climático y proteger la salud pública es posible. La transición a energía limpia, la implementación de sistemas de transporte eléctricos y sin hollín, el desarrollo de planes integrados de calidad del aire y clima, y ​​el desarrollo de marcos de colaboración entre los sectores de la salud y el medio ambiente son acciones que demuestran que la construcción de un futuro mejor está en marcha y a la mano. Campañas internacionales como BreatheLife están experimentando un aumento en el número de ciudades que se comprometen públicamente a reducir la contaminación del aire.


Si bien aún quedan muchos desafíos por delante, el impulso está creciendo y se están dando pasos positivos hacia adelante en los países y ciudades que están teniendo éxito. Son estos éxitos los que servirán de inspiración y orientación en los próximos años. Todos tenemos un papel que desempeñar en la mejora de la calidad del aire, y la colaboración entre todas las partes interesadas será esencial. En última instancia, el éxito vendrá con la unidad y el reconocimiento de que nuestra fortaleza radica en nuestra visión compartida, y nuestro futuro en nuestra responsabilidad compartida. Clean Air Asia y Clean Air Institute han apoyado a comunidades, ciudades y gobiernos en las regiones de Asia / Pacífico y América Latina, y están ansiosos por continuar asociándose con ellos y compartiendo experiencia técnica para tener un mayor impacto.


El aire limpio para todos es alcanzable. Pero debemos actuar ahora.


Bjarne Pedersen

Director Ejecutivo

Clean Air Asia


Juan J. Castillo

Director Ejecutivo

Clean Air Institute


82 views

Recent Posts

See All

About this site  - Privacy Policy

  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

Copyright ©2018 Clean Air Institute. All Rights Reserved.

1120 G St NW, Washington, DC 20005, USA